10 nov. 2014

El papa Francisco y su reclamo al voraz neoliberalismo

Martín Esparza Contralínea

El mensaje enviado al mundo por el papa Francisco durante el Encuentro Mundial de Movimientos Populares, realizado en la Ciudad del Vaticano, marcará inexorablemente un punto de reflexión en todo el orbe sobre el modelo económico neoliberal que tiene como “centro al dios del dinero y no al hombre”; pero también representará un punto de partida para que los movimientos sociales de todo el mundo “caminen juntos” en la urgente necesidad de “revitalizar nuestras democracias”, como lo expuso y planteó el sumo pontífice.

Las palabras expresadas por el pastor universal de la Iglesia Católica dejaron atrás la postura apolítica y neutral mostrada por sus antecesores en torno a los álgidos temas como la pobreza, la explotación y el hambre que aquejan a millones de seres humanos en el planeta. Sus palabras, sin dudarlo, marcarán un hito en el viejo arquetipo de la Iglesia tradicionalista y conservadora que abandonó a los que menos tienen, para exigir ahora a los gobernantes del mundo atender tres asuntos impostergables: tierra para los campesinos, casas para las familias y derechos para los trabajadores que les permitan tener una vida digna y acceso a la seguridad social.

No hay comentarios: