7 abr. 2009

Guerra sucia y doble moral

Se acercan las elecciones en el país, es la época en que todos los partidos políticos, candidatos y grupos de poder se enseñan los colmillos y se acusan de rateros e ineficientes los unos a los otros para ganar electores, aunque el resultado siempre es una mayor antipatía y desconfianza de la gente hacia la participación política y cada vez más personas prefieren abstenerse del voto.
El espectáculo de la lucha por el poder puede llegar a ser entretenido, pero es lamentable como el nivel de discusión cae, no hay gran diferencia ya entre ver a López-Dóriga o a Paty Chapoy.
La mayor parte del tiempo hay chismes o calumnias, acusaciones sin fundamento, verdades sacadas de contexto o viles mentiras y una que otra verdad utilizada estratégicamente.
Así cada vez se hace más común el uso de la mal llamada Guerra Sucia o campañas de desprestigio en contra de políticos con mucha cola que les pisen o incluso contra personajes que gozan de aceptación que se enfilan a tomar el poder.
Estas campañas tan de moda prenden como reguero de pólvora porque después de todo ¿quién en su sano juicio metería las manos al fuego por algún político?
Sin embargo, además del oportunismo y la falta de seriedad con que se maneja esta información, lo más ridículo es la doble moral con la que unos políticos a cusan a otros fingiendo no ver la paja en el ojo propio y haciendo el mayor ruido posible, para que, llegado el momento de los resultados finales, puedan chantajear o negociar la impunidad de sus propias tropelías. Los “corruptos”, “ineficientes” y “rateros” denunciados en las elecciones pasan a ser el “Diputado” “el compañero Senador” o el “señor Gobernador”, y las denuncias se pierden en el anonimato y en los recortes de los periódicos.
Este tipo de campañas y comportamientos y vicios políticos no tienen cabida en nuestro sindicato.
En el SME no hay cobardes que se escondan en el anonimato ni doble moral, los electricistas somos luchadores sociales por excelencia y siempre damos la cara al hacer una denuncia de corrupción, además buscamos por todos los medios a nuestro alcance que la corrupción sea castigada. Cuando los electricistas criticamos algo, es “por que tenemos los pelos de la burra en la mano”.