8 nov. 2008

Plan de Acción

Movimiento por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas

Posicionamiento ante la situación actual


Considerando que


1. Con la aprobación, por parte del Senado y la Cámara de Diputados, de la ley de ingresos que incrementa tanto el IVA como el ISR al pueblo, pero que deja intactos los privilegios fiscales para las grandes empresas, se fortalece una política que transfiere el costo de la actual crisis económica a los trabajadores del campo y la ciudad. 2. A pesar de las declaraciones triunfalistas de los funcionarios del gabinete económico que aseguran que el final de la crisis ya llegó, estos hechos anticipan otro año de retroceso económico (en 2009 el PIB decrecerá alrededor de un 10%).

3. Durante los tres años del gobierno federal cuestionado en su legitimidad y subordinado a los poderes de facto, intentó recomponer su precariedad política al convertir el combate al narcotráfico en su prioridad nacional. Las consecuencias están a la vista: la militarización de regiones enteras del territorio nacional, la vulneración de los derechos humanos de la población afectada, indiferencia gubernamental ante los síntomas de la actual crisis y represión hacia las reivindicaciones sociales derivadas de ella, son todas estas secuelas de una política que intentó convertir los comicios federales del 2009 en un plebiscito para justificar la acción de un gobierno débil pero, por lo contrario, el resultado adverso al gobierno es muestra clara del rechazo social a su programa.

4. Las finanzas públicas están devastadas por el manejo irresponsable durante 9 años de los excedentes petroleros, por el incremento desmesurado del gasto de operación del gobierno federal y por el estancamiento del mercado interno. La crisis económica implicó la pérdida de centenares de miles de empleos y la profundización de la brecha que separa a los ricos y a los pobres de nuestra nación.

5. Este contexto explica el golpe al SME con la irrupción de la PFP en las instalaciones de LyFC y el posterior decreto para su disolución. Con estas acciones el gobierno pretende abrir las puertas al sector privado a los lucrativos negocios del triple play liquidando al sindicato y su contrato colectivo de trabajo. Se trata de una estrategia propia del autoritarismo para reducir la resistencia social ante las reformas estructurales largamente anheladas por el empresariado mexicano como la contrarreforma laboral promovida desde la clandestinidad por la STPS o la mayor apertura del sector eléctrico a la participación privada.

6. El golpe en contra del SME ratifica el sesgo antisindical, se reeditan los peores procedimientos seguidos por casi tres años en el conflicto minero como la aplicación facciosa de la ley, el hostigamiento de los dirigentes gremiales, el linchamiento mediático y la intromisión de las autoridades laborales en la vida interna de los sindicatos. Actitudes que, con diversos matices y modalidades, han resentido otros sectores como los campesinos y las organizaciones ciudadanas.

7. En estas condiciones para el Movimiento por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas el respaldo a nuestros compañeros del SME es fundamental, tanto en la defensa de la contratación colectiva autentica, del sindicalismo democrático y del derecho al trabajo de alrededor de 44 000 trabajadores, como en la lógica de construir un proyecto nacional para el desarrollo con justicia y equidad capaz de ofrecer una alternativa viable, desde la sociedad, ante una política económica que ha convertido al país en la simple suma de oportunidades de negocio para los capitales multinacionales y los aliados empresariales del régimen.

8. En relación a la Asamblea Nacional de la Resistencia Popular, todos los sectores de nuestro Movimiento han resuelto participar de manera articulada, multiplicando así la solidaridad con nuestros compañeros del SME. Seguiremos avanzando a la vez en la construcción de alianzas, dado que las principales reivindicaciones y proyectos que dieron pie al surgimiento de nuestro Movimiento se mantienen vigentes en un horizonte más amplio de acción y organización social, indispensables para modificar el actual régimen político y económico de nuestro país.

9. Por todo lo anterior los integrantes del Movimiento por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas presentamos el siguiente plan de acción:

- El movimiento mantendrá su identidad y programa como alianza clasista y ciudadana, impulsara acciones de solidaridad con el SME de manera articulada entre todos los referentes que lo integran.

- Apoyaremos las acciones parlamentarias en contra del decreto que disuelve LyFC.

- De la misma manera se respaldarán las demandas individuales y colectivas para proteger los derechos laborales de los compañeros electricistas.

- Incrementaremos las medidas de presión política en contra del gobierno federal, para desenmascarar su política anti obrera. En esta lógica impulsaremos una campaña internacional que incluya expresiones de apoyo por sindicatos y federaciones de otros países, así como la presentación de éste y otros casos similares ante instancias como la OIT, la OEA y la ONU.

- Nuestro movimiento participara en jornada nacional de protesta del 11 de Noviembre. Consideramos crucial que en esa jornada se desarrollen distintas acciones simultáneas a lo largo del día que por su diversidad e intensidad contribuyan al buen éxito de la protesta y a abrir vías de solución. Es indispensable que cada referente y cada organización definan compromisos muy claros respecto a las acciones a desarrollar. Proponemos que el día 12 de Noviembre se realice una reunión de balance para efecto de definir la estrategia a seguir en función de los resultados de las movilizaciones del 11en la perspectiva de ampliar y fortalecer la lucha.

- Convocaremos a las organizaciones de las entidades en donde ya se firmó el pacto político de nuestro Movimiento para que impulsen este plan de acción en su localidad. De la misma manera se deberá programar la firma de los pactos en las entidades faltantes a la brevedad con la perspectiva de involucrarlas de inmediato en esta labor. Dentro de dicha estrategia se promoverá la convergencia con la Asamblea Nacional de la Resistencia Popular en los estados de manera que las acciones de apoyo al SME se realicen en forma coordinada.

- Para dotar nuestro plan de acción de una mayor dimensión y vincularlo con los objetivos del Movimiento, además de la necesaria solidaridad con el SME, se trabajará en los siguientes ejes:

1) Por un Programa Emergente para superar la crisis por medio de la reactivación del mercado interno y el desarrollo con justicia y equidad.

2) En contra del paquete económico recaudatorio aprobado por el legislativo.

3) Por un presupuesto con sentido social.

4) Ratificar el proyecto que nuestro movimiento hizo público el primero de Septiembre del 2009 así como las demandas de la Asamblea Nacional de la Resistencia Popular

5) Establecimiento de una mesa de diálogo para resolver los problemas sociales y construir una nueva política económica y social.