12 abr. 2014

Trágico escenario para la soberanía energética

Pemex y CFE
Martín Esparza Flores Revista Siempre
Los consorcios internacionales sólo están a la espera de que los inconscientes y apátridas miembros del Congreso de la Unión terminen de lustrar con las leyes secundarias la reforma energética, el cartel que anuncie en la marquesina de los acuerdos globales la venta de garaje de nuestros recursos energéticos.
Los plazos para desmantelar Pemex y aniquilar del mercado nacional a la CFE han empezado a cumplirse, avizorando un futuro incierto para ambas paraestatales que, lejos de perfilarse como empresas productivas, todo apunta que llegarán, si acaso, a la categoría de simples empresas administrativas.
De acuerdo con los últimos reportes de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la CFE incrementó en 2013 sus pérdidas netas en un 95%; sus números rojos reportaron la cifra de 37 mil 552.3 millones de pesos, en relación con los 19 mil 215.6 millones de 2012. Buena parte de su déficit es a consecuencia de la compra obligada de energía que viene realizando desde la década pasada a las trasnacionales que ya generan la mitad de la electricidad en México. Desventajosa situación que los diputados y senadores, impulsores de la contrarreforma, han ocultado al país.

No hay comentarios: