11 may. 2015

1 de Mayo, luto de la clase trabajadora: más pobreza y explotación

Martín Esparza Contralínea

Segunda parte

Los jilgueros que desde el gabinete y el Congreso defendieron la aprobación y puesta en marcha de la reforma laboral guardaron un oprobioso silencio este 1 de mayo, al mirar atónitos el grado de devastación ocasionado por la puñalada trapera que asestaron a millones de trabajadores al dejarlos en la indefensión jurídica y a merced de una voraz clase empresarial que los conduce, en connivencia con autoridades, a mayores niveles de pobreza y explotación.

Los responsables directos de la pauperización de la clase trabajadora se guardan bien, en estos tiempos electorales, de reeditar sus palabras que ayer prometían un escenario de abundantes empleos y estabilidad laboral con remuneraciones salariales de primer mundo. Por doquier, lo mismo estudios de organismos internacionales que de instituciones educativas como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los contradicen, pero es la realidad misma, con toda su crudeza y brutalidad la que habla por sí misma: la explotación feudal de los jornaleros agrícolas y el inexistente poder adquisitivo de los salarios mínimos ante las incontrolables alzas hasta del 185 por ciento en productos básicos, como el huevo, son el reflejo de que la política económica sustentada en las reformas estructurales no está funcionando.

No hay comentarios: