13 dic. 2014

SME 100 AÑOS. LA REIVINDICACIÓN DE LA MEMORIA



“ Cuando en 1914 firmamos el acta
constitutiva de nuestro Sindicato conscientes
de los peligros y penalidades que nos
esperaban, puse todo mi entusiasmo de
sembrar algo para que el fruto lo pudieran
recoger los que me siguieron y guardaran un
pequeño recuerdo de los fundadores del
Sindicato, pero nunca me imagine la
grandiosidad que alcanzaría la obra que
estábamos iniciando. Actualmente que veo los
beneficios obtenidos y pensando que aún
falta camino que recorrer, encarezco a todos
mis compañeros, no abandonen la lucha y
como hasta ahora lleven muy en alto los
ideales que animaron desde un principio, los
viejos luchadores”


C.Gabriel Álvarez Monterrubio
Uno de los padres fundadores del
Sindicato Mexicano deElectricistas

Este 14 de Diciembre de 2014, el Sindicato Mexicano de Electricistas cumplirá 100 años de vida en medio de circunstancias económicas y políticas muy semejantes a las que lo vieron nacer. Se podría decir que la curva del tiempo alcanzó el comienzo de nuestra historia y que hoy en día estamos obligados a refundar a nuestra organización obrera en medio de duras adversidades. Que así sea, nuestra generación sabrá cumplir con su memoria. Volveremos a empezar y como ayer nuestras banderas rojinegras se levantarán triunfantes contra la opresión del capital.
En ésta fecha, queremos rendirle un merecido homenaje a nuestros padres fundadores, dirigentes históricos y militantes de base que a lo largo de un siglo han dado una lucha ejemplar por la defensa de los intereses de la clase obrera mexicana, su autonomía y su perspectiva histórica.
¡¡Gloria eterna a los héroes proletarios que nos dieron principios libertarios, democracia, autonomía y solidaridad de clase: Luis R. Ochoa,Ernesto Velasco, Luis Espinoza Casanova, Francisco Breña Alvirez, Manuel Paulín Ortiz, David Roldan Gallardo, Agustín Sánchez Delint y Luciano Galicia!! ¡¡Gloria eterna a la generación SMEita que doblegó las reformas energéticas privatizadoras de Ernesto Zedillo y Vicente Fox; a las y los militantes de la digna resistencia que con cinco años de incansable lucha junto a sus padres, hijos y hermanos, evitaron a toda costa la disolución forzada de nuestro Sindicato. A todos ellos, como dijeran nuestros padres fundadores:
¡¡SALUD Y REVOLUCION SOCIAL!!


Hoy, como hace 100 años, los tiempos son difíciles y desafiantes para el pueblo. Los neoliberales en el poder nos han despojado prácticamente de todo derecho a una vida digna, consumando la entrega de nuestros recursos naturales a los intereses del gran capital internacional y suprimiendo en la práctica el libre ejercicio de nuestras libertades democráticas. La dictadura perfecta ahora es sangrienta. Decenas de miles de muertos y desaparecidos acompañan el dolor de los 43 estudiantes desaparecidos. Sin embargo, a un costado de la sanguinaria contrarrevolución neoliberal se asoma un personaje de historia heroica que se creía muerto: el pueblo de México que se rebela.
Nuestra organización nació al calor de la lucha de clases en medio de una revolución en marcha. La toma militar de la ciudad de México por los ejércitos campesino de Villa y Zapata alumbraron el acto constitutivo de nuestra organización que recién nacida rompe con la Casa del Obrero Mundial negándose a participar en la leva de los “Batallones Rojos” que al servicio del Carrancismo combatieron a las fracciones revolucionarias de la Convención de Aguascalientes. Así como ahora respaldamos la lucha de las comunidades zapatistas del sur del país.
El SME supera a las sociedades mutualistas y al cooperativismo de la época planteando la necesidad de arrancarle al capital mejores condiciones de vida y trabajo mediante la lucha frontal organizada desde un sindicato de clase. En una peculiar convergencia de ideas socialistas y anarcosindicalistas va forjando su propio pensamiento obrero enfatizando la necesidad de la independencia de clase respecto al poder político. Nace emancipatorio, en un tiempo donde no existía legislación laboral, contratación colectiva, derecho de huelga y menos aún el reconocimiento formal a las agrupaciones obreras. Con la Federación de Sindicatos Obreros del DistritoFederal convoca a la Huelga General en julio de 1916 por aumento salarial, jornada de ocho horas y pago en oro. Sufre la represión, despidos masivos, aprensiones y sentencias de muerte.Ernesto Velasco es encarcelado y condenado a ser fusilado. La movilización del movimiento social logra, primero conmutar su pena de muerte por la de cadena perpetua y más tarde su libertad definitiva.
Los primeros años del SME son definitivos para alcanzar sus primeros convenios, los métodos de lucha que lo permiten son el estallido sucesivo de huelgas de hecho en contra de la Mexican Light and Power, laCompañía Telefónica y la Compañía de Tranvías. Durante ese periodo se expande por todo el territorio nacional llegando a tener 22 divisiones foráneas.
En el año de1936, el SME estalla la Huelga por la contratación colectiva, es parte del ascenso de la lucha obrera del periodo cardenista,convoca al Comité Nacional de Defensa Proletaria (CNDP) para enfrentar al maximato de Plutarco Elías Calles quién exigió proscribir el derecho de huelga. El CNDP deriva en la constitución de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) que a la postre abjura de la independencia de clase. Para Francisco Breña Alvirez, aún tratándose del gobierno cardenista, el movimiento obrero debía mantener su independencia respecto al gobierno, los partidos políticos y los patrones. Durante este periodo, el SME combate al fascismo y abre las puertas al exilio español. El “Teatro de la Artes” y el mural “El Retrato de la Burguesía” de David Alfaro Siqueiros y José Renau son parte del elenco de ese libreto.
En un giro a la derecha, la generación del 36 es relevada por el Comité Central liderado por Juan José Rivera Rojas, quién rompe con los preceptos de la independencia de clase e instaura un régimen sindical superfluo, autoritario y antidemocrático que se prolonga por diez años hasta que el movimiento de bases conocido como el “Veronicazo” restaura la democracia sindical y la independencia política de nuestra organización. El SME rearma su vinculación al pueblo. Impulsa, como ahora, la lucha en contra las altas tarifas eléctricas y participa activamente en la Nacionalización de la Industria Eléctrica.
La Nacionalización del 27 de Septiembre de 1960 es vista como un acto soberano que pone en manos de los mexicanos el rumbo de una industria estratégica para el desarrollo independiente del país. De este modo, el SME impulsa el proceso de manera decidida, contribuye técnica y operativamente a la interconexión del sistema eléctrico nacional, la unificación de frecuencia a 60 ciclos y a la electrificación del 98% del territorio nacional construyendo en la zona centro del país la infraestructura eléctrica que abastece la zona más densamente poblada del país donde se produce más del 30% de su producto interno bruto. En paralelo, el movimiento social es reprimido brutalmente y dirigentes obreros históricos son encarcelados por el gobierno de Adolfo López Mateos.
La libertad de Valentín Campa y Demetrio Vallejo, dirigentes ferrocarrileros, encarcelados desde 1959, se incluye en el pliego petitorio delConsejo Nacional de Huelga (CNH) en 1968. La libertad de los presos políticos es tomada como bandera por el movimiento estudiantil dando pauta a una de las mejores prácticas del movimiento popular: la unidad del movimiento estudiantil y el movimiento obrero combatiente. A lo largo de más de 4 décadas decenas de brigadas electricistas han recorrido escuelas, barrios, mercados, transportes, reforzando la lucha estudiantil. Miles de compañeros nuestros se han movilizado respaldando las huelgas estalladas por el histórico CNH, el Consejo EstudiantilUniversitario (CEU) en 1987 y el Consejo General de Huelga de la UNAM de 1999; en nuestros días, para apoyar al movimiento estudiantil del Instituto Politécnico Nacional.
En los 80, el SME es parte de la resistencia obrero popular a la llamada reconversión industrial que significó el cierre de empresas, la mutilación de decenas de contratos colectivos, como la privatización de servicios,instituciones y cientos de empresas públicas. En este periodo, el SME, logra la reinstalación de poco más mil trabajadores despedidos, evita la mutilación de su Contrato Colectivo de Trabajo y despliega múltiples acciones de solidaridad con las víctimas de la reestructuración del capital; forma parte de las instancias de solidaridad con las revoluciones centroamericanas antiimperialistas. No obstante a ello, la dirección sindical de entonces pacta la pérdida del 50% de nuestra zona de trabajo con los charros del SUTERM.
A la fraudulenta llegada al poder de Carlos Salina de Gortarí se instaura en el SME un nuevo periodo de obscuridad en la vida interna de nuestra organización. Nuestro sindicato se desmoviliza desde arriba. La política de ceder para conservar intenta agruparse en torno a supuestos desprendimientos del charrismo sindical y una pretendida reorientación del sindicalismo democrático hacía la concertación y conciliación de clases en expresiones como la Federación de Sindicatos de Empresas de Bienes y Servicios (FESEBES). Una vez más, con la recuperación de la vida democrática de nuestra organización, el SME se desprende de estos procesos y decide, al margen del Foro “Sindicalismo ante Nación”, antecedente de la Unión Nacional de los Trabajadores, fundar el Frente Sindical Mexicano, vertiente que impulsa bajo su práctica unitaria la fundación de la actual Nueva Central deTrabajadores (NCT).
Al final de los años noventa, la lucha del SME se concentra en la defensa de la Industria Eléctrica Nacionalizada. Enfrenta y derrota en forma consecutiva dos reformas constitucionales privatizadoras: la de Ernesto Zedillo y Vicente Fox. Construye junto a un conjunto de organizaciones políticas y sociales el Frente Nacional de Resistencia contra de la Privatización de la Industria Eléctrica (FNRCPIE). Esta lucha nos confronta franca y abiertamente con el neoliberalismo y los intereses económicos de las grandes empresas trasnacionales de la energía que, violando la constitución de la República vigente en ese momento, invirtieron su capital en la generación de electricidad en México.
En su primer medio siglo de vida, nuestra organización contrató con empresas trasnacionales abriéndose paso hasta alcanzar un Contrato Colectivo de Trabajo ejemplar, catalogado como uno de los mejores de América Latina y el mundo. El SME logró instaurar la bilateralidad (acuerdo entre las partes) en las relaciones obrero patronales y una definición integral de su materia de trabajo que articuló prácticamente todos los procesos de trabajo de la industria eléctrica. En este Contrato se reconocían condiciones de seguridad e higiene ejemplares y un régimen de jubilación digno para sus agremiados. Con la Nacionalización de la Industria estas conquistas se fueron ampliando y profundizando en sentido opuesto a la naturaleza expoliadora del capitalismo. Fue entonces que los neoliberales en el poder vieron en nuestro Sindicato y su Contrato Colectivo a sus enemigos a vencer.

El SME de la resistencia 2009-2014.

El decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro, promulgado por el ex presidente Felipe Calderón del 11 de Octubre del 2009 tuvo tres objetivos: hacer avanzar la privatización de la industria eléctrica, acabar con nuestro Contrato Colectivo de Trabajo y lograr la disolución forzada de nuestra organización. Adicionalmente, otorgar los 1100 kilómetros de fibra óptica deLyFC a los monopolios de las grandes televisoras de México. Los medios de comunicación hicieron el trabajo sucio de justificar la extinción de éste organismo público, mientras la policía y el ejército disfrazado de policía federal desalojaban violentamente a nuestros compañeros de nuestros centros de trabajo.
El artero golpe fascista del 11 de Octubre alineó a todos los poderes del Estado en contra nuestra. El poder judicial y legislativo se plegaron a la voluntad golpista del ex presidente Felipe Calderón. Los partidos políticos de la derecha, las empresas trasnacionales y los grandes centros financieros internacionales del capital manifestaron su beneplácito con la extinción.
Nuestra Asamblea General Extraordinaria del 11 de Octubre del 2009 acordó rechazar la liquidaciones que ofreció el gobierno y luchar por el regreso al trabajo. Por distintos medios, el gobierno presionó a los trabajadores para obligarlos a liquidarse, prometió empleos en CFE para los primeros diez mil trabajadores que se fueran a liquidar, “copeteo” las indemnizaciones, ofreció franquicias, créditos, cursos y demás. Contó con la complicidad de algunos ex dirigentes que llamaron a abandonar la lucha, según ellos, porque “no había nada que hacer”. Después supimos que el gobierno recompensó su traición con migajas.
Veintiocho mil trabajadores se fueron a liquidar por distintas razones, 16 599 resistirán hasta alcanzar la victoria. Han pasado cinco largos años de una dura batalla. Durante el proceso desplegamos una amplia gama de formas de lucha para remontar el golpe de 2009. Cientos de movilizaciones: marchas,mítines, plantones, caravanas y huelgas de hambre. Transitamos por distintas vías para resolver el conflicto, de la lucha social a la lucha política, pasando por la defensa jurídica. Por está última, obtuvimos un amparo del Segundo Tribunal Colegiado de Circuito en Materia del Trabajo que en septiembre del 2012 nos dio derecho al patrón sustituto en Comisión Federal de Electricidad. Sin embargo, el 30 de enero del 2013, la suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en una actuación vergonzante, revocó el amparo a solicitud del ejecutivo federal saliente y entrante, dejando en la indefensión jurídica a miles de trabajadores. La SCJN convalidó el laudo de la Junta Federal deConciliación y Arbitraje de agosto del 2010 que dio por terminadas las relaciones individuales y colectivas de trabajo y el Contrato Colectivo.
Nuestra histórica Asamblea General Extraordinaria del 4 de Febrero del 2013 se declaró en rebeldía. Desconoció la sentencia de la SCJN, acordó presentar queja en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CNDH), realizar la “Caravana por el Derecho y la Justicia del Trabajador” que recorrió 6 estado y 16 ciudades del país y lo más importante, intensificar la movilización social de nuestra organización para alcanzar una solución política negociada al conflicto. Logramos por esta vía la liberación de nuestros 12 presos políticos y la pensión vitalicia de 996 compañeros que a la fecha del decreto de extinción tenían más de 23 años de antigüedad en LyFC. Hoy estamos apunto de concretar una negociación con el gobierno federal que garantiza la existencia de nuestro sindicato e integra al trabajo a los más de 15 mil compañeros en resistencia.
En todos estos años, aprendimos que la resistencia es un acto multilateral de construcciones para acumular fuerzas; que la articulación de las distintas vías en el proceso es indispensable para construir escenarios propicios para la lucha; que la victoria vendrá si contamos con el respaldo del pueblo y sí somos capaces de organizar a los no organizados; que es necesario fortalecer la alianza estratégica con los consumidores de la energía construyendo juntos la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía; que a la lucha de resistencia le sigue la lucha política. Aprendimos que es indispensable luchar por la emancipación dela clase trabajadora y en esa búsqueda contribuimos a la creación de nuevos de espacios con la Nueva Central de Trabajadores y la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores.
Quizá en cinco años cosechamos lo que sembramos en 100. Durante todo el período de la resistencia, hemos recibido innumerables muestras de solidaridad del pueblo mexicano, del magisterio democrático, del movimiento estudiantil,campesino, indígena, urbano popular, de la sociedad civil y del movimiento obrero internacional; jamás nos han dejado solos en nuestra digna lucha de resistencia. A todos les damos las gracias por su solidaridad.
Compañeras y compañeros SMEitas
Estamos a unos pasos del alcanzar el objetivo estratégico de esta etapa de la lucha: evitar la disolución forzada de nuestro Sindicato. Mientras exista nuestra organización se garantizan los derechos adquiridos del grupo de jubilados. Estamos por firmar el primer contrato colectivo de trabajo del SMEen esta nueva época de refundación que preservará su registro como SindicatoNacional de Industria. La perspectiva de futuro las plantas de generación eléctrica, las fábricas y talleres, se alcanzarán con la resistencia heroica de miles de compañeras y compañeros que han hecho historia inspirados en la reivindicación de la memoria de nuestros padres fundadores y héroes proletarios.
Hoy podemos decir a 100 años del nacimiento de nuestra organización que la reivindicación de la memoria cobró vida militante en la resistencia de los miles de compañeros activos y jubilados que con determinación ejemplar reconstruyeron al SME en las calles, las plazas, la cárcel y el amor a la vida digna.
Liberar a México de la criminal voracidad del capital para recuperar todo lo que nos fue arrebatado solo será por la vía de un cambio profundo que haga posible un México con democracia, paz, justicia y libertad, de eso estamos conscientes y habremos de poner nuestro kilowatt de energía para ser libres.
Al Pueblo de México le decimos, es momento de luchar por la restauración de nuestros derechos y conquistas históricas. A los trabajadores del campo y la ciudad que es urgente reivindicar la lucha por nuestra emancipación social. En estos tiempos de dolor y rabia, llamamos a todos los movilizados por la presentación con vida de los estudiantes desaparecidos a no rendirse a NO perder la batalla contra el capital y sus medios de comunicación; los llamamos a defender sus tierras, el agua, su territorio, sus organizaciones independientes y nuestras libertades democráticas. Los llamamos a no caer en la desesperanza de los vencidos, a levantar el ánimo y lograr la tan anhelada unidad popular contra el neoliberalismo y sus crímenes de lesa humanidad. Los llamamos a convocar juntos a la brevedad a levantar una instancia de coordinación nacional para la defensa de los derechos del pueblo, sus bienes comunes, su derecho a la rebelión y la vida.
¡¡SON ELLOS O SOMOS NOSOTROS!!
¡¡VIVA EL SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS!!
¡¡VIVAN SUS 100 AÑOS DE LUCHA OBRERA!!
¡¡VIVA LA RESISTENCIA!!
¡¡VIVA EL PROLETARIADO MEXICANO!!

Comité Central y Comisiones Autónomas

No hay comentarios: