17 ago. 2014

Las leyes de la “contrarreforma”: CFE y el “epitafio” de su “clase mundial”

Martín Esparza Contralínea
Primera parte

Los gobiernos panistas no se cansaron de ensalzar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como el modelo a seguir en el ámbito de las paraestatales, al grado de endilgarle el calificativo de “empresa de clase mundial”. Ahora, tras la aprobación de las leyes secundarias en materia energética, como la nueva Ley de la CFE, la montada escenografía del falso arquetipo se ha venido abajo, anunciándonos que seremos todos los mexicanos los que debemos rescatarla de sus multimillonarios pasivos laborales ante su incapacidad financiera de haber generado los fondos necesarios para solventar los derechos adquiridos de sus trabajadores.

Seguramente, lo moralmente correcto es que políticos como el expresidente Felipe Calderón y otros más que formaron parte de su gabinete y que, para desgracia del país, aún pululan por las catacumbas legislativas de la política nacional como Javier Lozano Alarcón, escondieran la cabeza cual avestruces, porque lo que ahora salta a la luz pública los ubica en el sitio de honor de los más selectos demagogos de la historia contemporánea.

No hay comentarios: