17 mar. 2014

Va al fracaso la impuesta reforma educativa


Fue diseñada bajo criterios neoliberales
Martín Esparza Flores

El secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, lanzó hace unos días  su “anatema” oficial de sancionar a los maestros y los gobiernos de los estados que busquen aplazar la puesta en marcha de la reforma educativa, reafirmando con ello el trasfondo intolerante de su origen y la ausencia  total de consensos para  aquellos a los que ahora se les busca imponer  una contrarreforma que no impulsará un auténtico cambio en el modelo educativo a favor de los estudiantes, sino la propuesta privatizadora dictada por organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que ocasionará inestabilidad laboral a miles de maestros y el gradual deterioro en su nivel de vida.

Apoyado en la complicidad de los medios, Chuayffet   insiste en endilgar a los mentores su renuencia a ser evaluados, pero sistemáticamente evade tocar las propuestas hechas al respecto en los diez foros regionales celebrados con antelación a la aprobación de la iniciativa, a instancias del magisterio democrático, por especialistas en la materia, profesores  de todo el país y hasta padres de familia. Puntos de vista que en la más totalitaria de las actitudes políticas, sencillamente fueron ignorados.

No hay comentarios: