29 ene. 2014

Añoranzas La Ruptura del 27 constitucional



Víctor Sánchez Segunda Parte
 
Cometamos que en la Gaceta Parlamentaria del miércoles 11 de diciembre del 2013 [año XVI, número 3295-VII] contenía la minuta enviada para la reforma de los artículos constitucionales 26, 27 y 28, en los cuales se convertirían a los organismos descentralizado Pemex y CFE en empresas productivas del Estado, con capacidad desde ahora para realizar contratos con empresas de capital privado [agregamos trasnacionales o imperialistas], pues desaparecen con esa dizque reforma el carácter estratégico de los recursos naturales energéticos.

Para el caso que nos ocupa, la CFE o la electricidad –en añoranza de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro-, sólo serán estratégicas las áreas de planeación, de control, el servicio público de transmisión y distribución, así nomás dicen en el parlamento de los mexicanos. Le llaman o se llaman asimismo “la soberanía”, órales. Y con ese mote destruyeron el mito de la misma. Esa que postulaba su postura política para mantener la autonomía y la independencia económica que le permitiese, siendo del pueblo, el desarrollo social.

La minuta es clara. Las empresas productivas Estado establecerán “…el régimen de remuneraciones de su personal, para garantizar su eficacia, eficiencia, honestidad, productividad, transparencia y rendición de cuentas, con base en las mejores prácticas y determinará las demás actividades que podrán realizar. [Ídem, pag.2]”

En esos dos párrafos son suficientes para reconocer la entrega plena que se hace de los recursos estratégicos nacionales de energía. De electricidad sólo es estratégica la transmisión y la distribución, es decir, el sistema de interconexión nacional que se pone en beneficio del capital privado. De hecho, ya lo hacen. Se genera por particulares en el parque eólico más grande para enviar dicha electricidad a sus propias tiendas comercializadoras o plantas cementeras, vendiendo el sobrante que no usan a CFE, obligada a comprarles durante 30 años en tanto la concesión existe. El portero de la interconexión a precios bajos y la compra de electricidad a tarifas altas.

Algunos le quieren llamar a esto entrega silenciosa de la energía. ¡Mentira! Es más clara que el agua esta entrega. Con las modificaciones demuestran su traición a la Patria desde 1992, pues desde entonces cada sexenio y presidente ampliaban la entrega, realizaban las concesiones sin asomo de vergüenza, con cinismo. Iberdrola, Unión Fenosa o Gas Natural se posicionaron poco a poco, sin ambages, dentro del mercado exclusivo de la Nación: crearon el mercado eléctrico. Donde los organismos nacionales descentralizados quedan a merced de los capitalistas internacionales, postrando sus servicios, sus conexiones y su capacidad instalada para beneficio comercial de aquéllas. La usura como articulación de la luz, convertida en mercancía: la soberanía ha sido quebrantada.

En dos años, máximo, serán convertidas en empresas productivas y como está escrito, lo esencial del contrato colectivo de ambas será establecido desde las leyes secundarias a promulgar, eso dice el tercer transitorio. Habrá contratos, entonces, con el personal de ellas; del cuarto al sexto se entrega Pemex –en 120 días- con contratos de todo tipo y se especifican las contraprestaciones que les permitan a los concesionados saldar su deuda. Ups!

Cada vez que miro en la tele el entusiasmo del compadre o del cuñado, sobre los alcances de la reforma la contradicción me salta o me asalta el pensamiento. Si las inversiones, si las empresas son extranjeras, si los contratos les pertenecen y si las obligaciones se cambalachan con contraprestaciones, entonces ¡A que le tiras cuando sueñas mexicano! Si la generación y la venta directa de la luz les pertenecen, pos parece que sólo nos quedarán empleos de segunda con salarios de tercera. ¡Oye Bartola, hay te dejo estos 2 pesos!

“Para promover la participación de cadenas productivas nacionales y locales, la ley establecerá… [en 120 días]  las  bases y los porcentajes mínimos del contenido nacional en la proveeduría para la ejecución de las asignaciones y contratos a que se refiere el presente Decreto” [séptimo]. Según “tratados internacionales suscritos por México”: TLC. Clarísimo. Un peso por aquí –contenido nacional- y otro con salarios nacionales –un peso por catorce gringos: ¡Pagas la renta, el teléfono, el gas y la luz! ¡Órale mi Bartola! Con razón no muere el querido, añorado, Chava Flores.

En el transitorio décimo, inciso b. “En materia de electricidad, establecerá los términos de estricta separación legal que se requieren para fomentar el acceso abierto y la operación eficiente del sector eléctrico y vigilará su cumplimiento”. La CFE se abre porque se abre. Así nomás de tajo. Y además se vigilará se cumpla así.

La secretaría establecerá “…la regulación y el otorgamiento de permisos para la generación, así como las tarifas de porteo para transmisión y distribución”, inciso c. El Congreso preverá “…las modalidades de contratación para que los particulares, por cuenta de la Nación [sic], lleven a cabo, entre otros, el financiamiento, instalación, mantenimiento, gestión, operación y ampliación de la infraestructura necesaria para prestar el servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica, en términos de lo dispuesto en este Decreto” [Décimo Primero].

Como diría Monsiváis, así se escribió, se revierte el 27 a favor del capital privado. Así está la entrega: ¡Por mi madre! Bohemios.

Aún no terminamos, son 21 los transitorios, vamos en el 11. Todos a cumplirse según el cuarto, tres meses, a mediados de abril. El Pacto por México en la entrega plena de un Decreto. Sólo para confirma, bonito papel de las Cámaras. Estos son los nuevos tiempos, de transición y retorno de los brujos del PRI. 


No hay comentarios: