21 oct. 2013

11 de octubre: cruento golpe de Estado

Martín Esparza Contralínea

El último grado de perversidad
es hacer servir las leyes para la injusticia
Voltaire

El 11 de octubre de 2009 se convirtió en una fecha que ha quedado inscrita en el memorial contemporáneo de nuestro país como el día en que un gobierno utilizó toda su fuerza policiaca y militar para despojar de su fuente de trabajo, con la intimidación y las armas, a 44 mil trabajadores bajo un escenario propio de un golpe de Estado.

A 4 años de la infamia, aún parece una malsana pesadilla lo sucedido en una nación que hace alarde de pertenecer a los países defensores de la democracia en el mundo; a la fecha, los ejecutores de la cobarde agresión se niegan a aceptar su irresponsable acción, que además de contribuir al desmantelamiento de la industria eléctrica en la zona centro del país con el cierre de Luz y Fuerza del Centro, dejó en la indefinición jurídica a 22 mil jubilados, pertenecientes al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

Si regresamos un poco la película, recordaremos claramente las secuencias mostradas por los medios cuando los electricistas del SME eran sacados a punta de fusil de sus centros de trabajo cual si fueran criminales de la peor ralea y no trabajadores, cuyo único “delito” era ganar honradamente el sustento de sus familias.

Para consumar su fechoría, y como sucedió en la Alemania nazi de Hitler, cuando su perverso ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, manipulaba a los medios para justificar las atrocidades del führer, Felipe Calderón inició una criminal campaña de linchamiento mediático en contra de la lucha de resistencia de los trabajadores del SME que rechazaron su liquidación. Millonarios recursos públicos fueron destinados para tal fin, utilizando a medios como Televisa, Tv Azteca, radiodifusoras y medios escritos como Milenio que, lejos de cuestionar el empleo del inusitado despliegue policiaco y militar, se sumaron a las directrices de descalificación previamente dictadas por el gobierno federal.

Leer más

No hay comentarios: