7 ene. 2013

Calderón y su atroz legado: campesinos y agricultura en ruinas

Martín Esparza Flores*/ segunda parte Revista Contralínea
 
Bajo el esquema de alentar de manera indiscriminada las importaciones agropecuarias y otorgar recursos presupuestales sólo a quienes “son productivos”, el gobierno de Felipe Calderón terminó por llevar al campo a la peor de las ruinas y al país a la antesala de la más absoluta dependencia alimentaria. No conforme con ello, sentenció a los 30 millones de habitantes de las zonas rurales a una ineludible miseria, pues 27.4 millones no perciben los ingresos suficientes para adquirir los alimentos más elementales de la canasta básica como leche o huevo.
  
Irónicamente el exmandatario Felipe Calderón tuvo el cinismo de declarar en abril pasado en Washington, ante los miembros de la Cámara Americana de Comercio, que por primera vez en la historia de México la migración de connacionales a Estados Unidos era cero, como producto de “las oportunidades de empleo, la cobertura de salud y de educación en el país”, cuando son factores como el desmesurado control y brutalidad de la Patrulla Fronteriza y la extorsión aplicada a los aspirantes de braceros por parte de grupos delincuenciales, como Los Zetas, las causales que han desalentado el fenómeno.
 
De acuerdo con las cifras extraoficiales, mientras de 2000 a 2005 emigraron al país vecino 3 millones de mexicanos, de 2005 a 2010 únicamente lo hicieron 1.4 millones, de los cuales, el 70 por ciento tienen su origen en las zonas rurales marginadas del país: son los campesinos olvidados de los programas de asistencia y producción de dependencias estatales como la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Ésta, como admitió en una de sus últimas comparecencias ante el Congreso de la Unión su extitular, Francisco Javier Mayorga, exclusivamente otorgó recursos presupuestales a quienes “son más productivos”.

No hay comentarios: