24 dic. 2012

La ruta del cambio y el triunfo del SME

Jose Antonio Almazán

Lo realizado por el SME en estos últimos tres años, dos meses y 12 días no tiene parangón en su larga vida de más de 98 años. Iniciada como una lucha en defensa de la autonomía y libertad sindical rápidamente se transformó en una batalla en defensa de los derechos laborales y en contra de la privatización; resurgiendo el SME histórico nucleador de luchas, como la huelga general que encabezamos en 1916, y organizador colectivo, como lo fue en las luchas obreras de 1934-35 con la creación del Comité de Defensa Proletario, germen de la CTM. Ese 10 de octubre de 2009 y durante los siguientes meses vivimos una amarga pesadilla, marcada por la fatalidad de una derrota vaticinada por el gobierno.

Ante el golpe brutal y despiadado de la extinción de Luz y Fuerza del Centro resistimos movidos más por nuestro orgullo y coraje, más aún cuando los plumíferos y loros de la radio y televisión de la oligarquía y el mal gobierno daban por un hecho consumado el exterminio del SME. Pero aquí seguimos, pese a la mansedumbre de quienes no luchan, más de 16, 599 y quién sabe cuántos miles más de jubilados y miembros del SME en receso, sobre todo a partir de la sentencia a favor del SME y el patrón sustituto dictado por el Tribunal laboral el 13 de septiembre pasado; Calderón ya se largó y le esperan juicios políticos y penales por los miles de muertos y la tragedia por él provocada a México. Peña Nieto fue finalmente impuesto por un monumental fraude a la usanza de Obregón y sus cañonazos de 50 mil pesos. Será con él con quien forzosamente negociaremos la recuperación de nuestros trabajos. A unos días del 2013 y el inicio de la Mesa en Gobernación conviene hacer un pequeño alto en el camino y unas breves reflexiones del futuro previsible.
1.- Resistimos, ni duda cabe, por la enorme Dignidad de nuestras familias, abuelos, abuelas madres, padres, esposas, esposos, hermanos, hermanas, hijos, hijas, nietas, nietos, tías, tíos, primas, primos. Pero también del pueblo, del amigo, del vecino, del compa de la cuadra, del barrio y la colonia, del tendero, del taxista, de quienes no vendieron su palabra y no escatimaron su apoyo y solidaridad, acompañándonos en las horas difíciles y trágicas del linchamiento mediático. La dignidad no tiene precio y lo aquilatamos desde un principio, aunque tomamos tiempo en poderlo expresar. Después nuestra angustia y sufrimiento se fue calmando al calor de la lucha y las movilizaciones, de las razones y los argumentos esgrimidos frente a las mentiras de Calderón. Los resultados están a la vista. El SME sigue…. y hoy sabemos, más allá de las fechas y los datos, una verdad incuestionable: la historia la construyen los pueblos cuando saben resistir frente al poder despótico de los tiranos. La fórmula para vencer es saber resistir.

2.- Probamos y transitamos por casi todos los caminos de la Resistencia Civil y Pacífica. Por la vía legislativa, la jurídica laboral, la política, la electoral, los derechos humanos, sin olvidar la importancia de ir sumando fuerzas y conquistando aliados para enfrentar al enemigo común; y en ese transitar dimos un paso simbólico y significativo buscando la unidad con todos los explotados y oprimidos, a través de una central unitaria de trabajadores y buscando organizarnos políticamente para transformar de raíz las condiciones y circunstancias históricas auspiciantes del criminal golpe fascista en contra del SME. Pero, sin olvidar nuestro objetivo fundamental: recuperar nuestros trabajos, defender nuestro Contrato Colectivo de Trabajo y garantizar la existencia del Sindicato Mexicano de Electricistas.

3.- Vamos a recuperar nuestros trabajos. Las circunstancias políticas, económicas y sociales nos favorecen. Pero el regreso al trabajo en CFE no será fácil, pues en ella anidan los mismos intereses políticos que han cobijado la privatización y la guerra de exterminio en contra del SME. Es cierto, tenemos una vía asegurada para alcanzar el Patrón Sustituto, la Sentencia a favor del Tribunal Colegiado apunta hacia una victoria jurídica laboral del SME, pero sin olvidar en ningún momento la posibilidad, remota pero real, de un fallo adverso pues en México la Justicia Laboral es una moneda de cambio. Por ello, sin bajar la guardia, la negociación con el gobierno actual debe acompañarse en forma paralela, desde los primeros días de enero de una presencia pública y permanente, a nivel nacional e internacional, para coartar cualquier tentación adversa de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

4.- En la ruta del triunfo del SME un aspecto central lo será nuestra política de alianzas, con todos los movimientos sociales y políticos en un abanico de fuerzas diversas e incluso contrastantes entre ellas y también frente a nosotros. Avanzando en la construcción de la central unitaria de trabajadores, pero abonando una política unitaria frente a otras posiciones como la UNT de los telefonistas y universitarios. Privilegiando la construcción de espacios unitarios más amplios como los de la Convención Nacional y los estudiantes del Yo soy#132; así como también las comunidades y los pueblos indígenas agrupados en el EZLN que han reaparecido recientemente, después de una ausencia pública de varios años.
En la vía de un cambio social profundo, desde una perspectiva socialista, no hay sólo un camino. Las experiencias de las últimas décadas nos muestran los cauces diversos por donde transita el descontento social en México, los cuales en buena medida responden a nuestra condición de nación pluriétnica y pluricultural. El México profundo en cuyo seno se larvan y desarrollan las fuerzas de la transformación radical de México, no son de un solo tono o color, más bien abarcan un variado arcoíris de posiciones y perspectivas político e ideológicas, del norte al sur de la república mexicana. El peor error frente a ese enorme conglomerado de fuerzas en donde se expresa el descontento social generalizado de millones de hombres y mujeres, sería actuar con sectarismo, en la vana ilusión de pensarnos como únicos. Esto lo digo, particularmente, por algunas fuerzas políticas, quienes desde sus perspectivas desprecian y subestiman el trabajo y la organización de millones de hombres y mujeres agrupados en el Movimiento de Regeneración Nacional, encabezado por Andrés Manuel López Obrador. O peor aún cuando indebidamente confunden y mezclan los espacios de organización gremial con los terrenos de organización política.

5.- El México con libertad, justicia y democracia, desde una visión socialista, vendrá como resultado y esfuerzo en la construcción de un Bloque Social en cuyo interior puedan convivir y actuar organizadamente, fuerzas, organizaciones y personalidades en una lucha de liberación nacional y antimperialista; y fuerzas , organizaciones y personalidades dispuestas al cambio radical, anticapitalista y socialista. En ese empeño, desde hace años, se mueven diversas organizaciones políticas y sociales, para las cuales se requiere de una adecuada política de alianzas; sin perder la perspectiva, en ningún momento, nuestra esencia y naturaleza: somos un Sindicato Mexicano de Electricistas, en cuyo interior conviven, libremente, las más variadas posiciones políticas y partidarias, unidos en la defensa de intereses gremiales con una orientación clasista, tal y como lo establecen nuestros Estatutos.

6.- Con la recuperación de nuestros trabajos, en los términos de nuestro CCT y nuestro SME, se cerrará un capítulo de la heroica y epopéyica lucha en contra de quienes tomaron la decisión de exterminarnos y se abrirá una nueva etapa, marcada fundamentalmente por la lucha en contra de la privatización energética en México. No olvidemos la causa primordial: la guerra en contra del SME se inició desde mediados de los años 70´s con una deliberada política de descapitalización, primero para extinguir la presencia de la legendaria Mexican Light and Power Company liquidada hasta 1992; después para acotar a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro y finalmente para vencer al nuevo Organismo Descentralizado Luz y Fuerza del Centro. El mecanismo descapitalizador fue, desde aquellos años, la compra en bloque de la energía a CFE, a precios elevados impuestos por el gobierno federal. Este mecanismo nunca fue desactivado a lo largo de más de 35 años y actualmente funciona en beneficio de las grandes trasnacionales eléctricas quienes ahora descapitalizan a CFE. Mientras este mecanismo persista, cualquier triunfo será parcial, en tanto no barramos con el criminal modelo económico neoliberal.

¿Qué nos augura el futuro? Resulta complicado predecirlo. Pero una cosa es segura. Ya nos levantamos. Recuperando nuestra memoria y nuestras raíces históricas.

 Estamos de pie y luchando y como dijera el poeta Antonio Machado.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

¡Vamos por el triunfo!

No hay comentarios: