29 ago. 2012

¿Aniversario de CFE o de Luz y Fuerza?

Víctor Sánchez-Añoranzas

Parte 1

Se equivoca de nuevo. Felipe El Pequeño presume con sombrero ajeno. En el aniversario 75 de CFE intenta decir que su capacidad operativa permitió decidir la extinción de Luz y Fuerza. Miente.

En una sola noche paso de tener 28 a 35 millones de usuarios, dice, descomunal esfuerzo que gracias a esa capacidad se logro sostener el servicio. Mentira, eso no es posible. De la noche a la mañana CFE sólo lo realiza gracias a la obra histórica y existente de Luz y Fuerza. Eso es evidente. Sin la calidad operativa, sin el sistema integral en la zona y sin el trabajo de los electricistas del SME, de más de 90 años, la región centro hubiese tenido apagones, disturbios incesantes. La calidad y la eficiencia que sostienen el servicio eléctrico en el centro, desde la extinción, es la eficacia ya instalada por Luz y Fuerza. En los 100 años de existencia de Luz y Fuerza, jamás existió algún apagón generalizado. ¡Jamás!

Presume que se hizo con los trabajadores del Suterm. De nuevo miente. La sexta parte de obreros que menciona para sostener el servicio no son del Suterm, son contratistas y subcontratistas que desconocen el trabajo, los sistemas integrales e incluso, los cableados y las líneas añejas que se quiebran porque no las conocen. Las mal llamadas “bufas” estallan porque esos contratistas no saben de su operación, entran con miedo a ver de qué se trata y sólo los bomberos apaciguan el fuego, las explosiones –no ellos.




Los trabajadores del SME sí conocen esas labores, esos equipos y sus fases automáticas incluso las conexiones entre las instalaciones viejas con las nuevas. Su trabajo fue tan bueno, que aún ahora, el sistema funciona. No se cae. Los distintos circuitos que rodean a la capital fueron instalados, puestos en operación y sostenidos con mantenimiento mínimo por la capacidad y calidad de la mano de obra del SME. Insisto. Más de 90 años avalan lo dicho: más sabe el diablo por viejo, que por diablo. Que no nos quepa duda, los de Luz y Fuerza saben más.

En el aniversario de la CFE, la esencia del discurso de Felipe El Pequeño es Luz y Fuerza. Además, faltaron los dirigentes del Suterm. Los quiso felicitar pero no fueron. Les quiso echar sus porras, pero habló de Luz y Fuerza. Sin duda es más que contradictorio.

Insiste en que se ahorrarían más de 50 mil millones de pesos. Cosa que no es verdad, pues los dineros entregados a Luz y Fuerza, se le devolvían a CFE por comprar muy cara la energía que distribuían, pues era vendida en bloque. Existen problemas serios porque no logró derrotar al SME pues andan en la resistencia más de 16 trabajadores. Las cuentas y los dichos de Felipe El Pequeño son escabrosas. Ahora debe cada año, las pensiones y jubilaciones de más de 20 mil electricistas. Debe tener el presupuesto especial para la zona centro del país. Debe mantener los montos de los más de 16 mil trabajadores que resisten [aunque no liquidados, debe tener esos dineros]. Debe de pagar a la quinta parte para obreros del Suterm o, si eso es mentira, para las empresas contratistas y las dizque cooperativas “consolidadas” de los liquidados [a menos que esto también sea mentira].

Debe de pagar los pidiregas contratados por Luz y Fuerza, que hacen crecer la deuda federal a pasos gigantes [dicen que sólo se paga el interés, nada de capital]. Debe, por ello avalar con presupuesto, las concesiones otorgadas a las empresas extranjeras como Fenosa, Iberdrola y Gas Natural. Las nuevas plantas eólicas, son propiedad y negocio de estas trasnacionales.

Y lo especialmente difícil: el encargado operativo de la extinción, un súper líder administrativo de CFE, Moreno Díaz cometió fraude millonario con el presupuesto dedicado para ahorrar en Luz y Fuerza. “Moreno Díaz está en prisión acusado de enriquecimiento ilícito por 33 millones 99 mil 292 pesos. Un yate cuyo precio se estima en 1.8 millones de dólares, un Ferrari Spider de 297 mil dólares, una línea de crédito por 170 mil dólares y 600 mil dólares en depósitos y terrenos en Sinaloa y Baja California” [La Jornada, 15 de agosto, 2012]. Y además, se le imputa “…haber recibido un depósito bancario de 29 mil 500 dólares de Lindsey Manufacturing Company, trasnacional y contratista de la CFE”.

Nomás por eso dedicó tan bellas palabras Felipe El Pequeño a la CFE, “por su calidad mundial”.


No hay comentarios: