7 jul. 2012

¿Por qué hemos de aceptar la imposición?

Epigmenio Ibarra - Radio La Nueva República

Muy caro pagó el país haber aceptado que, luego de unas elecciones viciadas de origen, llegara al poder Felipe Calderón Hinojosa.

Rasgaron entonces sus vestiduras los medios, las buenas conciencias, los poderes facticos. Quienes resistimos fuimos tachados, como hoy, de necios, de resentidos, de revoltosos.

Al final, “haiga sido como haiga sido”, se instaló en el poder un hombre que no fue elegido por la mayoría de los ciudadanos. Al final la democracia mexicana sufrió un golpe casi mortal.

Sólo la tenacidad de Andrés Manuel López Obrador la mantuvo con vida al conducir la resistencia dentro de los límites de la legalidad institucional.

Como Cuauhtémoc Cárdenas, en el 88, López Obrador no cayó en la tentación de promover la insurrección. Puso al país y a la paz por encima de sus intereses personales y partidarios.

Leer más

No hay comentarios: