7 jul. 2012

Dinero La era TelePRIsa

Enrique Galván Ochoa - La Jornada Opinión

Televisa no ha llegado a este capítulo de la telenovela para dejarse enmendar el argumento. Lo que sigue es que Enrique Peña Nieto se haga cargo de la Presidencia de la República. El Tigre Azcárraga decía que era un soldado del PRI, pero los papeles han cambiado. Televisa probablemente asume que Peña Nieto es su soldado. Hay recuento de votos de un número importante de casillas con el que podrían comprobarse un sinnúmero de irregularidades. Sobran evidencias –Monex, Soriana, Moreira– de que corrieron raudales de dinero en la compra de votos; incluso es probable que se acredite el origen oscuro de una parte. Sin embargo, recordemos lo que sucedió hace 12 años con el Pemexgate. Se comprobó que salió dinero de Pemex vía el sindicato petrolero para financiar la campaña de Francisco Labastida Ochoa. ¿Cómo se solventó el problema? El IFE le impuso una sanción al PRI, en marzo de 2003, por mil millones de pesos, pagadera, eso sí, en abonos. Quizá uno de los capítulos siguientes del reality show presentará como heroicos defensores de la democracia a los consejeros del IFE y a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y hasta apliquen otra multa millonaria a los priístas. Sin embargo, el final de la telenovela seguirá siendo el mismo. Asumir estas realidades puede resultar frustrante y doloroso, pero conlleva el beneficio de despejar la mente de ilusiones. La era TelePRIsa está aquí, con sus tres ingredientes: la televisora, el PRI y las siglas SA, que enfatizan la naturaleza de su alianza: una sociedad para manejar a México como un negocio... y por mucho tiempo. Lo que no es permisible es hacer el patético papel de ingenuos, esperanzados y, más adelante, burlados ciudadanos.

Leer más

No hay comentarios: